Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

Cuando un ser humano ante la incertidumbre, ante la complejidad en lugar de arrugarse dice sí al desafío, y a pesar del miedo, a pesar de la oscuridad, cree que hay algo hermoso, que hay diamantes, ahí en al algún lugar y que los va a encontrar, está demostrado que empiezan a activarse genes rápidos en menos de 4 horas. Aparecen nuevas conexiones neuronales, las espinas dendríticas del profesor Cajal, que las descubrió hace tanto tiempo. Empiezan a proliferar, neuronas conectan cómo nosotros hemos conectado hoy con esas manejas tan preciosas, comparten más información, nos volvemos seres más inteligentes. Además, células madres localizadas en las cavidades cerebrales, en los ventrículos, empiezan a emigrar a los hipocampos, centros esenciales para controlar el miedo, centros que segregan dopamina una hormona que te hace sentir confiado, aprendes deprisa fenómeno llamado neurogénesis, hay un aumento en el riego sanguíneo de la parte anterior del cerebro, del área prefrontal, piensas con más claridad, tomas mejores decisiones, eres más creativo porque ves más. Por eso es tan importante que salgamos de nuestra zona de confort, poco a poco, cual es el paso más pequeño que me atrevo a dar, y entremos en la zona del coraje, en la zona del valor. Porque es ahí cuando afloran nuestros talentos, cuando despiertan energías dormidas, cuando descubrimos la grandeza que hay dentro de nosotros.

 

Mario Alonso Puig


(Transcripción de conferencia)

por Frutos