• Imprimir
Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

 

Dentro de los beneficios de la cafeína, se encuentra su habilidad para reducir el dolor muscular que se siente después de entrenar. Un estudio realizado por la Universidad de Georgia y publicado en Marzo de 2007 en The Journal of Pain, encontró que consumir el equivalente a 2 tazas de café (5 mg por kilo de peso corporal) una hora antes del entrenamiento, puede reducir el dolor muscular que se siente después del entrenamiento hasta en un 48%.

El estudio involucró nueve estudiantes universitarias quienes no levantaban pesas constantemente y no eran usuarias contantes de cafeína. En comparación, estudios que han usado naproxeno (contenido en Aleve) produjeron una disminución del 30%, mientras que la aspirina produjo solo un 25% de disminución en el dolor muscular. Debido a que muchos individuos son reacios a empezar a hacer pesas por el temor de sentir ese dolor, los autores dijeron: “Este hallazgo puede mejorar la calidad de vida de los individuos que experimentan dolor músculo-esquelético después de entrar en ejercicios sesgados excéntricamente a los cuales no están acostumbrados”.

 

Charles Poliquin