Submit to FacebookSubmit to Twitter


 

 

Tanto el café como la cafeína han sido promocionados como ayuda para la pérdida grasa y existe evidencia significativa que muestra que es así. Las buenas noticias es que ambos son altamente benéficos, pero debes saber como usarlos para obtener los mejores resultados.

Una investigación reciente muestra que tomar una dosis grande de extracto de café verde, 3 veces al día, puede llevar a una pérdida significativa de grasa corporal, sin restringir las calorías. El estudio comparó el efecto de darle a personas con sobrepeso una dosis grande de extracto de café verde (1050 mg) en 3 dosis diarias, una dosis baja (750 mg) en 2 dosis diarias o un placebo, durante 6 semanas. Este es un estudio cruzado que usó 3 órdenes diferentes de dosis, cada una durante 6 semanas, para un total de 22 semanas de estudio.

Los resultados mostraron que al final del estudio, los participantes perdieron un promedio de 8 kg de peso corporal y disminuyeron la grasa corporal en 4,4%. El resultado fue extremadamente convincente porque los 16 participantes del estudio perdieron una gran cantidad de peso y grasa corporal—no se vieron personas que respondieran de forma alta o baja, como normalmente se evidencia en los estudios de pérdida de peso.

La dosis alta de extracto de café verde fue mucho mejor que la baja o el placebo para producir pérdida de peso, pero debido a la naturaleza cruzada del estudio, todos los participantes perdieron una buena cantidad de peso. Por ejemplo, cuando estuvieron en la dosis alta, los participantes perdieron 0,5 kg más de peso corporal que aquellos en la dosis baja. No hubo pérdida de peso en el grupo placebo.

Son los antioxidantes del café los que ayudan con la pérdida de peso porque inhiben la absorción de azúcar en tracto gastrointestinal. También hubo evidencia en experimentos con animales, que el extracto de café verde mejora el metabolismo de las grasas en el hígado y retarda la absorción de la grasa de la dieta. Esto significa que tu cuerpo está absorbiendo menos calorías, lo que lleva a una menor ingestión total de energía.

Los más interesante al respecto de los antioxidantes en el café—llamados ácidos clorogénico y caféico—es que también mejoran la salud en general. Un buen número de estudios a mostrado una correlación entre un menor riesgo de cáncer y un mayor consumo de café. Un estudio Japonés reciente mostró que estos antioxidantes pueden disminuir los triglicéridos circulantes y mejorar su perfil de colesterol. Hace cerca de un año se encontró que el café mejora la función endotelial para una mejor salud cardiovascular.

Finalmente, otro estudio mostró que tomar una sola dosis de extracto de café verde, incrementó los niveles de un “factor” cerebral llamado BDNF, que mejora la energía y el metabolismo de las grasas. El BDNF está involucrado directamente en una óptima función cerebral, aprendizaje y memoria. Los científicos han estado explorando métodos para mejorar el BDNF con los antioxidantes derivados del café, con el fin de prevenir la demencia y dificultades de aprendizaje.

La cosa es que probablemente debas tomar una dosis grande todos los días y dosificarla para que coincida con las comidas, particularmente aquellas que lleven carbohidratos y grasas. Naturalmente, NADA será tan efectivo para la salud y la composición corporal como una buena dieta y ejercicio cardiovascular.

 

Charles Poliquin