Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

 

Sí, qué cojones. Hablando claro y mal, como se dice a veces. La expresión de “comer limpio” se ve a menudo en blogs, webs de fitness, foros, hasta en periódicos. Con sus complementarias: “guarrear”, “comer sucio”, “comida basura”, etc. Y como todas las cosas que se repiten mucho no viene mal preguntarse ¿qué significa? Sí, exacto, ¿qué significa “comer limpio”? Pues algo que parece tan simple no lo es, y lo vamos a ver repasando las posibles acepciones.


Comer limpio es lavar la comida

Es de perogrullo, lo primero que pensaría cualquiera al escuchar esa extraña expresión. Por ahí hay gente que lava la comida antes de zampársela. No se sabe si con jabón, o si la meten debajo del agua o si le pasan el plumero. Pero está claro que no, que tal cosas no suceden (bueno, como hay de todo en la viña del Señor algún enajenado lo hará), o al menos no de forma habitual y no es a eso a lo que se refieren los que usan esa expresión


Comer limpio es comer alimentos permitidos por alguna religión

Como ya sabréis hay religiones en las que ciertos alimentos son “puros” o “impuros”, lo que hace que se admitan o prohíban. Por ejemplo, en el Levítico, un libro del Antiguo Testamento se pueden ver esas clasificaciones. Los musulmanes adoptaron buena parte de ellas y aún hoy en día musulmanes y judíos consideran al cerdo un animal “impuro” y no comen su carne, igual que hay ciertas prescripciones, “kosher”, “halal”, acerca de la forma del sacrificio de los animales, los hindúes no comen carne de vaca… y supongo que hay más prescripciones aún. Los orígenes de estas prohibiciones son oscuros y las posibles explicaciones prácticas, como las que intentó hacer el antropólogo Marvin Harris, no son del todo convincentes. En fin, no creo que al entrar al mundillo culturista-fitness los sujetos experimenten una caída del caballo y un proceso de iluminación que les haga ver alimentos puros o limpios e impuros o sucios. Y, sin embargo, la manera de proceder de los que hablan de “comer limpio” sí recuerda a la de los miembros de una religión en dos cosas.

1.En que no se sabe por qué un alimento es “limpio” o “sucio” al igual que nunca sabremos por qué no se deben comer seres marinos sin escamas, como dice el Levítico. Misterios del Señor.

2.En que los creyentes en la alimentación “limpia” hablan de “pecar”, “guarrear”, a comer alimentos prohibidos o a los días en los que son “malos” y se conceden licencias a sus estrictas dietas.

Y esto les acarrea una mezcla de remordimientos y placer un tanto ambivalente. Algo parecido a lo que siente un creyente cuando sucumbe a la tentación. La caída ha sido placentera pero luego vienen los remordimientos y la penitencia. Por ejemplo, después de comerse 3 pizzas XL hay que “castigarse” haciendo 1 hora adicional de cinta o cualquier disparate parecido. No muy diferente del enajenado que se pone un capirote y se golpea con un látigo de siete cuerdas.

Y esto es para mí esencial así que explico mi tesis antes de seguir:

Hablar de comer limpio o sucio es, aparte de una tremenda necedad, un gran absurdo. Consiste en introducir la moral en la alimentación, ámbito en el que no pinta nada.

Y dicho esto paso a comentar otro posible significado de esa expresión


Comer “limpio” es comer alimentos “poco procesados”

Esto lo he visto a veces. No es lo habitual pero hay gente que lo dice. Así que vamos a ver qué es un “alimento poco procesado”.
En el Diccionario de la RAE “procesado” solo tiene las acepciones jurídicas. En Word reference encontramos una que tal vez nos resulte más útil: Someter una sustancia a un proceso de elaboración o transformación. Es decir, comer “limpio” es comer alimentos que no hayan sido sometidos a elaboración o transformación alguna. Claro que esto te deja un poco perplejo. ¿El envasar algo, es procesarlo? Del sacrificio del animal, a su despiece, a su desuelle, a su conservación en cámaras, a su distribución a los minoristas hay un proceso? ¿La agricultura es un proceso o procesamiento? El elegir solo ciertos calibres, tamaños y aspecto de las frutas y verduras, se considera procesamiento? ¿La cocina, es un procesamiento del alimento? Mientras que los casos anteriores son un poco retóricos este no lo parece tanto. Cocinar algo supone a veces notables diferencias en su composición, alimentación, digestión, textura, etc.

¿Significa entonces que “comer limpio” es comer crudo? Tampoco parece que este sea el caso y tal vez esto se refiera a otra posible acepción.


Comer “limpio” es comer alimentos sin aditivos. O sea, alimentos sin conservantes, sin potenciadores del sabor, colorantes, edulcorantes, etc

Pero tampoco parece que sea el caso. Por ejemplo, los defensores de comer “limpio” comen pavo fiambre, quesos 0%, proteínas en polvo y sin embargo no prueban de manera habitual embutidos, que los hay sin aditivo alguno. El caso es que en ciertos ámbitos sí parece referirse a esto aunque no deja de sorprenderme. Sin certeza alguna hay quien cree que estos aditivos son perniciosos y que tendrán efectos sobre nuestra salud. ¿Cuáles? Nadie lo sabe porque esto es una creencia sin fundamento serio. No hay estudios globales y sería imposible hacerlos. O sea, el que piensa que los alimentos ecológicos, orgánicos o como les llamemos van en beneficio de su salud, longevidad o cualquier otra cosa lo cree porque le da la gana. No existe fundamento alguno a esta creencia. No tenemos idea de cómo pueden afectarnos estas sustancias, ni sabemos cómo nos pueden afectar otras muchas a las que estamos expuestos y que no están en los alimentos.

Si hay algún estudio es epidemiológico y en ratas. Y habitualmente también se hacen antes de introducir una nueva sustancia. Del mismo modo que una revisión de experimentos o unos nuevos puede hacer que se prohíba alguna sustancia anteriormente permitida.
Pero lo que es saber no sabemos nada. Eso sí, hay gente feliz pensando que por comprar la comida en un herbolario, tienda ecológica, orgánica o lo que sea, aparte de pagarla carísima, va a vivir más o mejor. También hay quien cree que llevar una pata de conejo le va a dar buena suerte, o evitar pasar por debajo de escaleras, o no cruzarse con gatos negros, etc.  No sé si será o no cierto nada de esto, lo que sé es que no se puede demostrar.

Aparte de que como he dicho no parece ser esto lo que tienen en la cabeza los que dicen “comer limpio” ya que en su mayoría comen alimentos con aditivos de forma habitual. Sobre todo edulcorantes en productos light, o suplementos deportivos, y conservantes en productos cárnicos o preparados de pescado. En fin, que sigo sin verlo claro pero se me ocurren más posibles acepciones


Comer “limpio” es comer bajo en grasas

Por aquí parecen ir un poco los tiros aunque tampoco está claro. Durante años se han tenido las grasas bajo sospecha, especialmente las saturadas. Eso ha dado lugar al surgir de una gran variedad de productos “light”, “bajos en calorías”, “0 grasas”, etc. O sea, somos tan zotes que en vez de comer menos lo que hacemos es tomar un subproducto (porque salvo raras excepciones todos pierden con respecto al original en sabor) de menos calorías…

El caso es que luego lees las recomendaciones dietéticas habituales y lo más corriente es que te digan que el 30% de tus calorías diarias provengan de las grasas. Y que el % de tus requerimientos diarios de energía no provenga en más de un 10% de las grasas saturadas.
Pero sí que es cierto que las dietas fitness-culturistas habituales quedan por debajo de estos porcentajes.

Entonces, es eso, ¿comer limpio es comer bajo en grasas? Pues tampoco está tan claro, porque veo a culturistas y fitness que llevan dietas cetogénicas y sin embargo ellos consideran que comen “limpio”.Pero claro, es porque comen “grasas buenas”. Sí, igual que se habla de alimentos “limpios” y “sucios” se habla de grasas “buenas” y “malas”. ¿Y cuales son las “buenas”? Parece ser que las que no son “malas”, o sea, “saturadas. ¿Por qué unas son buenas y otras malas? Pues porque durante años se relacionó el consumo de grasas saturadas en ciertas cantidades con el incremento de enfermedades cardiovasculares. Desde hace años se ha contestado esto en diferentes estudios y publicaciones científicas pero parece que sigue vigente.

El caso es que esto, que suena plausible, tiene ciertas dificultades a la hora de aplicarse. Por ejemplo, el aceite de oliva es una grasa “buena”, el tocino del jamón, “mala”. Pero si miramos el valor nutricional en una tabla cualquiera vemos que el aceite tiene un 13% de grasas saturadas, un 8% de poliinsaturadas y un 79% de monoinsaturadas. Y el jamón, hablando solo de su parte grasa, tiene un 29% de grasas saturadas, un 11% de poliinsaturadas y un 60% de monoinsaturadas. Entonces ¿por qué la grasa del aceite es “buena” y “mala” la del jamón?

A mí que me lo expliquen y que me digan a partir de qué % de grasas saturadas un alimento es “bueno” o “malo”.
Aparte de que como he dicho antes no debe de ser sinónimo “comer limpio” con comer bajo en grasas ya que las dietas cetogénicas forman parte del repertorio fitness-culturista. Y comer “grasas buenas” sigo sin saber lo que es. Así que como sigo sin enterarme, busco en internet “comer limpio” o “clean eating” a ver si me aclaro.


Comer limpio según internet es…

Por ejemplo, me encuentro esto: www.ehowenespanol.com/comer-limpio-como_169146/
O sea, comer bajo en grasas, no comer comida rápida, comer cereales integrales, comer varias veces al día, comer frutas y verduras y frutos secos. Muy vago, la verdad. Pero además eso ¿por qué es “limpio”? Es que no lo entiendo. No está muy apartado de las recomendaciones nutricionales habituales, pero en estas no hacen juicios morales, no hablan de “limpio” o “sucio”.

Es como si fueras al médico con una gonorrea y te echara la bulla por acostarte cada 3 días con una pareja diferente. Lo que te diría un profesional es que si eres promiscuo tomes precauciones. Sin juzgar. Sin decirte si eres “limpio” o “sucio”. Es decir, que no veo cómo se pasa de estos 4 tópicos que más o menos siguen las pautas nutricionales gubernamentales a hablar de “limpio” o “sucio”.  Aparte de que la pirámide alimentaria incluye muchos otros alimentos que en esta castaña de web ni mencionan: huevos, lácteos, legumbres, etc.

Miro otro que dice que lo va a explicar: runfitners.com/2012/01/que-es-comer-limpio/ Y es todavía más chapucero. Volvemos a las chorradas de siempre, del procesamiento, del azúcar, etc. Y así puedo seguir con unos cuantos más. Pero esto no me parece que refleje lo que se suele decir en el mundo culturista fitness y que parece que se refiere más a unos alimentos concretos, así que voy a comentar la última acepción que se me ocurre


Comer limpio es comer X alimentos

Sí, es comer pollo (ojo, pechuga, nada de muslo o contramuslo), pavo, avena, claras, atún en lata, lácteos 0% grasa, pan integral, fiambre de pavo, proteína en polvo, etc.  Y ante esto se me ocurren 2 preguntas

1. ¿Dónde está la lista completa de alimentos “limpios” y “sucios”?
2. ¿Por qué el pollo es limpio y el cerdo no? ¿por qué pavo y no perdiz o conejo? ¿por qué atún y no pescadilla?, etc

En fin, que no he avanzado nada y solo se me ocurren ciertas explicaciones. Surgen preceptos alimentarios sin explicación ni justificación alguna, sin que conozcamos su origen ni razón de ser y los seguimos como bobos y repetimos como papagayos sin cuestionarlos. En foros, webs y gimnasios nos juntamos los creyentes y unos dicen si esto es o no limpio o sucio. Haría falta un nuevo Marvin Harris para intentar explicar de dónde sale eso. Yo mientras me quedo como estoy sin saber por qué la gente lo dice. Pero sí tengo claro que es justo lo que comenté antes: meter la moral en la alimentación, que solo sirve para que una gente se sienta superior a otra, otra se sienta culpable…

En fin, para nada productivo, interesante u operativo.
 
 
Fuente
Escrito por Leroy